El derecho puede erradicar la violencia hacia la mujer

En México las mujeres ven afectados sus derechos cuando son víctimas de alguna manifestación de violencia, esto se agrava debido a la impunidad, en tanto la mayoría de los casos no son resueltos. Los Estados no cumplen su obligación ante el derecho de las mujeres al acceder a la justicia.

Además la estructura patriarcal de nuestras sociedades que se traslada a instituciones públicas proveedoras de justicia, refuerza las condiciones de desigualdad y exclusión social, y sostiene el machismo. Esto ocasiona sociedades que toleran la vulneración de los derechos de las mujeres. Por ello las mujeres encuentran en el sistema de justicia dificultades para la resolución de sus procesos, debido a los prejuicios de género, la débil aplicación de las normas y tratados internacionales, así como el desconocimiento de los mismos.

Ellas encuentran limitado su derecho de acceso a la justicia, que según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es la posibilidad de acceder en la práctica y no solo en la ley, a las instancias pertinentes dentro de cada país que garantizan protección, sanción y reparación frente a los actos de violencia. Los estándares mínimos para garantizar el derecho de acceso a la justicia están consagrados en numerosos instrumentos Internacionales, tanto del sistema regional como del universal. La declaración Americana, la Convención Americana, la Convención de Belém do Pará, la CEDAW y nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, reafirman el derecho de las mujeres a acceder a un recurso judicial sencillo y eficaz, rodeado de las debidas garantías.

Ante esta situación se deben establecer diversas estrategias para afrontar esta problemática y enfrentar los obstáculos del acceso a la justicia en casos de violencia contra las mujeres.

Las expresiones más comunes de la violencia.

La violencia contra las mujeres incluye:

 La violencia física: El uso de la fuerza física con la intención de hacer un daño externo e interno (cortaduras, moretones, hematomas, huesos rotos, bofetadas, empujones etc.)

Violencia sexual: Toda forma de denominación sexual contra la mujer con o sin violencia. Actos sexuales directo o indirectos con el objeto de humillarla, degradarla y causarle un sufrimiento (violación, manoseo en partes íntimas o caricias etc.)

Violencia económica: Las mujeres se ven afectadas en sus ingresos económicos para su manutención de la de ellos y la de sus hijos/as por parte de su pareja.

Violencia patrimonial: Consiste en la sustracción, destrucción, desaparición, ocultamiento o retención de objetos, documentos personales, bienes muebles e inmuebles valores o recursos económicos de las mujeres y de su patrimonio por parte de su pareja.

Violencia psicológica: Es la más frecuente pero la que menos es tomada en cuenta, pero a mediano y largo plazo causa daño en el autoestima y salud mental de las mujeres (se manifiesta en gritos, amenazas, intimidaciones, chantajes, aislamiento, prohibiciones, humillaciones, descalificaciones etc.).

Violencia feminicida: Es la expresión extrema de la violencia, que causa la muerte de la mujer por el sólo hecho de ser mujer. Se puede identificar como la máxima expresión de odio (misoginia) hacia las mujeres.

Existen otras definiciones de violencia contra las mujeres la violencia laboral, violencia en el ejercicio político y liderazgo, violencia de los derechos sexuales y reproductivos, violencia en la escuela, violencia en la salud, etc.

Puede tener lugar dentro de la familia y relaciones de pareja, dentro de los ámbitos sociales, como la comunidad, los centros de  educación, los establecimientos de salud, los centros de trabajo, las calles, o cualquier espacio. Y puede ser cometido por cualquier persona, cercana o no, particulares, o que formen parte del Estado.

Principales problemas que enfrenta la justicia para las mujeres frente a los casos de violencia.

  • Problemas estructurales. Ausencia de instancias de justicia en zonas marginales, falta de recursos humanos y financieros en las instancias del sistema de justicia, discriminación y las deficiencias en la legislación que no regula todas las formas de violencia.
  • Falta de efectividad en los mecanismos preventivos de protección frente a la violencia contra las mujeres.
  • Vacíos e irregularidades en la investigación de los casos de violencia.
  • Deficiencia en el juzgamiento y sanción de los casos (importancia de juzgar con perspectiva de género).

Obligaciones del Estado en el acceso a la justicia.

Los Estados son responsables si tenían conocimiento de una situación de riesgo real e inmediato y no adoptaron medidas razonables para evitar la violencia.

La obligación de la debida diligencia implica que los Estados deben prevenir la violencia, pero también, investigar, sancionar y reparar los casos de violencia. No debería haber lugar a la impunidad.

Los Estados deben garantizar procedimientos justos y eficaces para las mujeres que hayan sufrido violencia, y eso incluye medidas de protección.

Es obligación de los Estados tener normas internas que contemplen medidas para prevenir, atender y sancionar y reparar la violencia.

Los Estados deben adoptar medidas necesarias para modificar prácticas sociales que legitimen o respalden la violencia contra las mujeres, incluyen acciones educativas.

Es obligación de los Estados capacitar a las personas de la administración de justicia  sobre la materia.

Los Estados deben implementar servicios integrales de soporte para las víctimas de violencia, que incluyan apoyos necesarios para poder poner denuncias y superar las consecuencias de violencia.

Las mujeres que viven en situación de violencia pueden encontrar en riesgo de vida. Es decir pueden estar en peligro de ser asesinadas (feminicidio) por eso es de suma importancia informar sobre sus derechos y buscar ayuda de profesionales o de la familia.

La violencia contra las mujeres y la falta de información sobre sus derechos provoca en las mujeres miedo, vergüenza, sentimientos de culpabilidad, esto generado por el propio sistema patriarcal que crea mecanismos de control y vigilancia sobre el “deber ser” de las mujeres.

EL DERECHO DEBE SER UTILIZADO COMO UNA HERRAMIENTA DE CAMBIO, A TRAVÉS DE LA EXIGIBILIDAD Y JUSTICIABILIDAD EN EL CUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA Y ACCESO A LA JUSTICIA.

ANÁLISIS Y OPINIÓN POR:

tania-colaboradora

Egresada de la Licenciatura en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Presidenta Comité Regional Oriente, Ateneo Nacional de la Juventud Estado de México.

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica® La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s