El bueno, el malo y el colado

En el marco de la cumbre del G20 el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo un par de reuniones tanto con el primer ministro de Canadá Justin Trudeau como con el presidente norteamericano Donald J. Trump, teniendo como tema medular el Tratado de Libre Comercio con la finalidad de definir cuál será la dinámica económica que seguirán, en los próximos años, las tres naciones.

Si bien es cierto que el libre mercado fue una de las cartas principales de todos los países que participaron en la mesa del G20, para estos tres vecinos tiene particular importancia porque que en ya poco más de 20 años se a entretejido una relación  económica beneficiosa casi necesaria pese a lo que pregone cualquiera de los tres mandatarios.

Sin embargo, aunque está claro que las tres naciones se han adaptado e incluso enriquecido en proporciones distintas los principales actores de estas tres tomaron su postura particular, defendiendo más su personaje qué lo que verdaderamente importa que son los intereses económicos de los millones de ciudadanos que cada uno representa.

En primera instancia tenemos a Trudeau quien en su postura de el bueno le extendió su apoyo presidente Peña Nieto para que el TLC continúe como hasta ahora; le hizo saber frente a los medios de comunicación que Canadá se ha visto beneficiada por dicho tratado por lo que el apoya la dinámica que hasta ahora se viene desempeñando. Por otra parte tenemos al malo que como todos sabemos es Donald Trump; él claramente expresó que Estados Unidos seguirá en el TLC solo si se renegocia completamente el tratado; además también muy claro al decir, delante del propio presidente, que México pagará la construcción del muro fronterizo. Por último tenemos al colado a Peña Nieto, cuya postura relacionada con el tratado no figurar realmente en el ámbito internacional, de hecho da la impresión que su criterio está atado a las reacciones de los dos antes mencionados.

Como se ha dicho hasta el cansancio la inestabilidad que tiene el TLC pone a temblar severamente a la economía mexicana y con justa razón considerando que más del 70% de nuestras exportaciones son dirigidas a Estados Unidos pero que también más de una cuarta parte de los productos básicos que consumimos los importamos de ellos, no obstante, mientras que estos dos presidentes y el primer ministro canadiense llegan a algún acuerdo hay una cuantas cosas importantes por hacer, en términos económicos, que pueden mejorar la condición nacional y fomentar una mayor independencia económica.

Finanzas públicas sanas, fomento e incremento del ahorro interno y la consolidación de un mercado interno sólido son los principales componentes de la poción mágica que le puedo devolver a México crecimiento económico significativo e independencia económica certera.

 

Por :

Alexis Olvera Pino.png

Estudiante de economía en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Director General #MÉXICOJOVEN

facebookAlexis Olvera Pino

twitterbird_rgb @pimelno10

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total. Derechos RESERVADOS para jovenEshacerpolítica®La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s