Son universitarios, estudian y dedican su tiempo libre a hacer política

Nuevas generaciones, ¿nuevos políticos?

Muchos de ellos rondan la edad de 20 a 29 años, la gran mayoría esta cursando una carrera universitaria (Leyes, Politología, Comunicación e incluso Periodismo); aunque las carreras no limitan o definen el gusto por querer hacer política e iniciar su curriculum político.

Pero hay un grave problema y definitivamente los jóvenes que hacen política, son los mismos que subyacen en una mermada minoría y apatía. Existen muchos datos paralelos sobre las problemáticas que suman los viejos grupos políticos, que a sabiendas que actualmente pierden poder y control ante los nuevos escenarios. Muchos dirigentes políticos mexicanos se niegan a cambiar su forma de trabajo, o de costumbres y de “liderazgo” (si es que tienen).

Las distintas banderas políticas no pueden negar que ya es hora de dejar a los jóvenes el mando de la política. Y en ámbitos empresariales y sociales se replica de la misma forma, muchos proveen un guion de “excusas baratas”:

“El país enfrenta una gran transformación”.

Resaltar el cambio que se está dando en el país por las reformas que se implementan está orientado hacia esta lógica, crear un nuevo escenario en dónde los jóvenes puedan desarrollar al nuevo México.

Parte de lo que estamos viviendo en la actualidad son embates de los grupos de poder que ven un cierre de espacios y controles generados poco a poco por dichas reformas y esto es en todos los ámbitos, el mejor ejemplo es la reforma educativa, en donde los viejos grupos de poder en control de la CNTE un músculo de golpeteo para presionar cada día pierde legitimidad, ya nadie le cree, funciona que este en la calle, sigue haciendo ruido la presión de las marchas, pero que la sociedad y los padres de familia, cansados de sus falsos discursos vayan abriendo poco a poco escuelas exigiendo respeto a sus hijos, los está debilitando poco a poco y les quita legitimidad social.

Por otra parte, vemos lo que está pasando en el PRI, un dirigente tratando de mover a los jóvenes con nuevas prácticas, y tomando la estafeta de anticorrupción para lavar su propia cara ante la sociedad y mientras por las viejas colonias de los dinosaurios, se confabulan los viejos poderes para hacer una revuelta interna en contra de este modernismo transformador, que amenaza en convertirse en una ruptura, repitiendo el esquema del 88 cuando una disidente que no fue reconocida se salió del partido para fundar al PRD, los mismos de siempre pero pensando diferente y vestidos de amarillo. Sin hacer a un lado la efervescencia que dentro de sus grupos de jóvenes se encuentran en una disyuntiva sobre la legitimidad y el apoyo de su mismo líder juvenil.  El PAN por su parte replica lo mismo, el mismo discurso, los mismos spots pero bajo la tutela de un líder de partido “más joven” pero con menos propuestas de juventud a diferencia que el PRI y PRD. Y no por ser el ultimo es el peor, pero si contemplamos que el militante mas joven de MORENA ronda entre los 28-29 años de edad y se encuentra a un suspiro de dejar la “juventud y convertirse en adulto” se confirma que no, los jóvenes NO son el plan B de los viejos “lideres” de partido donde tengan el deseo de pasar la estafeta a sus militantes mas jóvenes.

Después de analizar lo anterior, es defendible como en los últimos tres años han surgido nuevas generaciones de pequeños y poderosos grupos  juveniles, si, muchos de ellos amantes de la política. Pero de una política sana, competitiva, filantrópica, humana y transparente.

Podemos ver claramente que muchos son los colores y pocas son las propuestas apoyadas por la militancia cuando estas surgen de las nuevas generaciones desde su partido.

 

nuevoo
Foto: Especial vía jovenEshacerpolítica

 

Aunque por simple lógica el asunto de las juventudes en los partidos políticos va a cambiar, es urgente empezar a sustituir la plantilla del personal, antes que los partidos den patadas de ahogado o solo contemplen el recurso de la juventud par salvar el mínimo requerido por el INE (Instituto Nacional Electoral) en las ya cercanas elecciones 2018.

Aunque los grupos juveniles día con día crecen, un buen punto de partida sería jugar a una política no radical y menos desigual que apresure una próxima revolución juvenil-universitaria y los puntos de reunión, nuevas organizaciones y sociedades de alumnos se conviertan en los o el nuevo partido político del mañana.  

Por: La redacción.

google-plus-300x336 +jovenEshacerpolíticaJEPNews

facebook  jovenEshacerpolítica

twitterbird_rgb @revista_jovenEs

suscribete-youtube jovenEshacerpolítica & JEP News

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total. Derechos RESERVADOS para jovenEshacerpolítica® La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Te invitamos a conocer nuestro Aviso de privacidad 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s