La verdadera cara de ser estudiante en México

En días pasados, un “desfase” en los exámenes de admisión al bachillerato de la UNAM provocó que por lo menos 11 mil 51 aspirantes no fueron asignados debido a un error que se presentó en las plantillas de preguntas y hojas de respuestas; así lo comunicaban fuentes oficiales y los principales diarios de circulación nacional.

Por ahí se dice qué único deber que tenemos los niños y jóvenes es el de estudiar, que es una tarea sencilla, que nos garantiza un mejor futuro Y que no nos cuesta nada cumplir con nuestra obligación, sin embargo, el pasado fin de semana yo la sociedad mexicana apenas una “probadita” el desafío real que implica ser estudiante nuestro país.

Para los que estudiamos en una institución pública, como lo vimos, el reto comienza desde el examen de admisión donde además de valor conocimiento académico se pone a prueba tu capacidad de autocontrol frente a grandes cantidades de estrés, incertidumbre y hasta depresión. Ya una vez dentro entonces si comienzan los juegos del hambre.

Clases, tareas, trabajos, proyectos, inestabilidad emocional y hormonal, problemas personales y familiares, entre otra larga lista de circunstancias que continuamente agobian al estudiante de secundaria, nivel medio superior e incluso superior principalmente. Con todo esto no quiero decir que ser estudiante sea la tarea más difícil o heroica, tampoco quiero apoyar la premisa que debemos tener menos responsabilidades o evadir las que ya tenemos, sencillamente quiero resaltar que persistir en el estudio es un trabajo, uno que está llena de sacrificios y esfuerzos como muchos otros pero que durante décadas más sido reconocido con el mismo grado que otros e incluso en algunos momentos ser estudiante hasta se ha satirizado.

Los tiempos han avanzado y para todos desempeñar su propio rol ha adquirido cierto rango de dificultad, también para los estudiantes por qué factores preponderantemente sociales han vulnerado no sólo tres tareas académicas sino vidas mismas; por eso es importante reconocer con todas las de la ley el trabajo que los estudiantes llevan acabo ésos espacios escolares, tener bien presente que las escuelas están conformadas por alumnos, por seres humanos que además de conocimiento requieren atención y buenos tratos.

Entre la diversidad que tiene México encontramos a la gente como lo más valioso, pero entre la gente la esperanza de cambio, los motores impulso y los factores de transformación: sus estudiantes.

Cada obrero es digno de su salario pero cada estudiante merece oportunidad, compromiso Y buen trato; así que para todos los estudiantes te digo estas palabras el gran Mario Benedetti:

[…]no te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños

porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
porque no estás solo, porque yo te quiero.

 

 

 

 

Por :

Alexis Olvera Pino.png

Estudiante de economía en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Director General #MÉXICOJOVEN

facebookAlexis Olvera Pino

twitterbird_rgb @pimelno10

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total. Derechos RESERVADOS para jovenEshacerpolítica® La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Te invitamos a conocer nuestro Aviso de privacidad 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s