¿Caerá nieve en la Ciudad de México por las bajas temperaturas?

Los habitantes de la Ciudad de México están tan poco acostumbrados a las bajas temperaturas que cada vez que el frío llega a rondar los 0 grados, como en estos últimos días, surgen rumores de que podría registrarse una caída de nieve.

Lo cierto es que las condiciones geográficas de la capital del país dificultan la formación de nieve; sin embargo, hace casi 51 años hubo una excepción, cuando el 11 de enero de 1967 la Ciudad de México se despertó con una fuerte nevada.

La nieve chilanga

Las crónicas periodísticas de las primeras planas de ese enero de 1967 fueron positivas y se enfocaron en los paisajes invernales que podían verse en calles céntricas de la ciudad, además del ambiente festivo de muchos habitantes que decidieron salir a jugar con la nieve.

Pero, en realidad, no todo fue tan feliz como una postal del Zócalo nevado, ya que fue necesario que el gobierno ejecutara un plan de contingencia para, por ejemplo, despejar algunos caminos (como las carreteras a Cuernavaca o Toluca) y el frío, que alcanzó los -4 grados, dejó un saldo oficial de más de 15 personas muertas, la mayoría de ellas indigentes.

La ciudad no era tan grande como ahora, pero desde entonces carece de infraestructura apta para la nieve, por lo que sufrió otros daños, como el desbordamiento del Río de los Remedios o inundaciones tras derretirse en zonas como Ciudad Nezahualcóyotl(que un par de gobiernos después serían conocidas como “marginadas”) y la caída de techos en algunas casas.

Así que parece que la idea de la nevada en la Ciudad de México no sería tan romántica como aparece en el imaginario colectivo de muchos habitantes de la capital.

Esa nevada de 1967 fue la más reciente y, por lo tanto, la mas recordada, pero en la Ciudad de México se tiene registro de al menos dos nevadas más, una en 1907 y otra más en el invierno de 1920.

En el caso de la de 1967, las temperaturas bajas se generalizaron en diversos puntos del norte y del centro del país entre el 9 y el 11 de enero, una situación que no se ha repetido desde entonces.

Pero en el día más frío de la historia de la ciudad no nevó. Los registros del Servicio Meteorológico Nacional indican que la temperatura más baja que ha vivido la Ciudad de México (al menos desde inicios del siglo 20) se registró al final del otoño de 1972, el 16 de diciembre, cuando el termómetro marcó -10 grados en la delegación Cuajimalpa.

Esta marca no parece tan preocupante si se considera que el récord de la temperatura más baja registrada en México lo tiene Chihuahua, que el 27 de diciembre registró -25 grados en la ciudad de Madera, en plena Sierra Madre Occidental.

¿Por qué es difícil que nieve en la ciudad?

Para que se presente nieve no basta con que haga frío, sino que se necesitan condiciones similares a las de la época de lluvia, como nubosidad y humedad, dos características que no han estado presentes durante los últimos días en la capital del país, destaca Elda Luyando, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“En la Ciudad de México, nuestro verano sí es húmedo y tenemos seis meses de lluvia, pero los periodos invernales en la capital se caracterizan por ser secos”, destaca la integrante del grupo de Cambio Climático y Radiación Solar de esa dependencia de la UNAM.

“Aunque en estos últimos días hemos tenido temperaturas muy bajas, inclusive por debajo de los 0 grados, las condiciones de humedad no son propicias para una nevada”.

Luyando, que es una de las personas que más han estudiado el clima de la Ciudad de México durante los últimos años, explica que estas condiciones climáticas se deben a que gran parte del país se encuentra en la zona intertropical (entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio), lo ayuda a que el invierno sea seco y el verano sea húmedo.

Entonces, ¿por qué hay nieve en las montañas del Valle de México?

La altitud de la Ciudad de México, que se localiza a 2,250 metros sobre el nivel del mar, tampoco incide por sí sola en la formación de nieve, apunta la académica.

“La Ciudad de México sí está muy alta, pero no lo suficiente como para alcanzar la cota de nieve (la altitud mínima en donde se registran precipitaciones en forma de nieve) que hay en los volcanes o en el Ajusco”, explica.

“La nieve se puede formar en las montañas que rodean al Valle de México porque ahí sí se cumplen condiciones como la cantidad de humedad y que la temperatura baje lo suficiente”.

Unos días fríos no son indicio de un invierno frío

La especialista aclara que, aunque ha sido más fuerte que lo que los habitantes de la Ciudad de México están acostumbrados, el frío que se ha sentido durante los últimos días en la capital no es algo fuera de lo normal en esta época del año.

“No es un fenómeno atípico, son condiciones normales de entrada de aire frío y de frentes fríos”, apunta.

Asimismo, subraya que estas bajas temperaturas que se viven al final del otoño no necesariamente continúan durante el invierno, ya que en los últimos años se han presentado los días más fríos a finales de noviembre y principios de diciembre, teniendo inclusive días muy cálidos a finales de febrero.

“Que tengamos unos días fríos en diciembre no significa que vayamos a tener un invierno de terror”, apunta.

Ciudad caliente

Luyando también señala que, desde hace varios años, ya no es común que se presente escarcha en lugares céntricos de la Ciudad de México.

“Actualmente, la ciudad está bastante más caliente que los alrededores, y eso tampoco ayuda a que haya heladas; de hecho, hace muchos años que en las zonas céntricas los árboles o los coches ya no amanecen con escarcha porque no baja la temperatura lo suficiente para que esa humedad que está cerca del suelo se convierta en estado sólido”, expone.

Las heladas continúan presentándose, pero únicamente en zonas con mayor vegetación y afuera de la ciudad, asegura.

Así que, a pesar de que en algún momento se pudieran presentar las condiciones propicias para una precipitación de nieve en la zona céntrica de la Ciudad de México, lo cierto es que las características geográficas, climatológicas y urbanas de la capital dificultan cada vez más que eso suceda. En resumen, difícilmente habrá otros chilangos que puedan ver nuevamente el Zócalo nevado… o, al menos, por ahora.

 

Por la redacción,

con información de AltoNivel.

 

unnamed joveneshacerpoliticatv.com         

google-plus-300x336 +jovenEshacerpolíticaTV

unnamed.png @jovenEshacerpolíticaTV

facebook  @jovenEshacerpolíticaTV

twitterbird_rgb @revista_jovenEs

YouTube-TV jovenEshacerpolíticaTV

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica® La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s