¿Ombudsman o defensor del pueblo?

El Ombudsman o defensor del pueblo se ha convertido en la institución que ve, defiende y protege los derechos humanos cuando se comete algún tipo de violación hacia estos mismos. El objetivo principal de esta institución es garantizar a las personas todos sus derechos, así como el libre ejercicio de las prerrogativas que la ley les concede y que puedan acudir a la ayuda de ésta.

En México, tenemos como primer antecedente de una defensoría del pueblo, la Ley de Procuraduría de Pobres, creada por Ponciano Arriaga en 1847, cuyo espíritu era la defensa de las personas desvalidas, denunciando ante las autoridades competentes cualquier exceso, agravio, vejación o tropelía que contra los pobres se cometieren, ya sea en el orden judicial, ya en el político o militar del Estado, o bien tengan su origen de parte de alguna autoridad, o bien de cualquier otro funcionario o agente público.

Lo anterior, sirvió de base para crear al actual organismo nacional de protección de derechos humanos en nuestro país: la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que se originó el 13 de febrero de 1989, dentro de la Secretaría de Gobernación con el nombre de Dirección General de Derechos Humanos. Un año más tarde, el 6 de junio de 1990, nació por decreto presidencial una institución denominada Comisión Nacional de Derechos Humanos, y se constituyó como un Organismo desconcentrado de dicha Secretaría. Posteriormente, mediante una Reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de enero de 1992, se adicionó el apartado B del artículo 102 elevando a la CNDH a rango constitucional y bajo la naturaleza jurídica de un Organismo descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propios. De esta forma surgió el llamado Sistema Nacional No Jurisdiccional de Protección de los Derechos Humanos.

Y fue hasta el año de 1999 cuando el Organismo Nacional se constituyó como una Institución con plena autonomía de gestión y presupuestaria, modificándose la denominación de Comisión Nacional de Derechos Humanos por la de Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Es decir, el proceso de consolidación se podría dividir en tres etapas:

1) El establecimiento como órgano desconcentrado;

2) Su elevación a rango constitucional; y

3) Su trasformación en organismo público autónomo, y que lo ratifica como la principal entidad gubernamental responsable de promover y proteger los derechos humanos en México, ante abusos por parte del Estado y sus instituciones.

A 28 años de su creación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha contribuido a consolidar la vida democrática del país y se erige como un contrapeso institucional ante acciones arbitrarias o ilegales de la autoridad, protegiendo la dignidad humana de los ciudadanos y las ciudadanas, promoviendo la observancia de los derechos humanos que están constitucionalmente reconocidos y actúa siempre a favor de las personas cuando se han violado sus derechos.

Entre las principales funciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos están: a) el recibir denuncias e investigar presuntas violaciones a derechos humanos cuando éstas fueren atribuibles a autoridades y servidores públicos de carácter federal; b) formular recomendaciones públicas no vinculatorias y quejas ante las autoridades respectivas; c) procurar la conciliación entre las partes implicadas en los casos de denuncias y buscar soluciones; d) promover el estudio, la enseñanza y la divulgación de los derechos humanos;  e) proponer cambios y modificaciones a las leyes para una mejor protección de los derechos humanos y; f) la evaluación en materia de igualdad entre mujeres y hombres.

Así, temas como la guerra sucia de los años 70, los agravios contra periodistas y la impunidad imperante, la práctica de cateos ilegales, la situación de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad, el uso ilegítimo de la fuerza y de las armas de fuego por los elementos policiacos, el despojo de bienes a pueblos y comunidades indígenas, y de los más recientes temas como la Ley de Seguridad Interior y el caso Ayotzinapa han sido de especial observancia para la CNDH al emitir recomendaciones y posicionamientos públicos con la finalidad de consolidar el respeto y vigencia de los derechos humanos en México.

Por ello, amigas y amigos, como parte de nuestra memoria colectiva, recordemos el legado del primer presidente de este organismo nacional, Don Jorge Carpizo, y mantengamos la lucha por la causa de los derechos humanos y el respeto a la dignidad humana en favor de México y de las mejores causas de su sociedad.

 

ANÁLISIS Y OPINIÓN POR:

hector-esteban - copia

 

Licenciado en Derecho por la Universidad de Guanajuato.

facebook Max Santiago Ibarra

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica® La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s