Después de la universidad, ¿qué?

El status quo en México indica que para ser alguien en la vida debes estudiar una licenciatura. Esta premisa ha sido tan parte de los mexicanos que desde la raíz, que son los hogares, se diferencia a los hijos entre buenos y malos según su desempeño y grado académico, sin embargo, la realidad no ha sido coherente en ningún sentido con este estigma ya que cada vez son más los que estudian pero también se incrementa a ritmo acelerado el número de pobres a tal grado que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) asegura que tanto en México como en los demás países subdesarrollados de América Latina los hijos de las personas pobres son cada vez más educados pero continúan siendo pobres.

La mayor parte de los expertos coinciden en que el ingreso de los individuos representa por lo menos 1/3 de la calidad de vida que estos consigan por lo que podemos entender que por encima de conseguir altos grados académicos necesitamos percibir un ingreso que nos permita, por lo menos, asegurar las necesidades básicas propias.

Con lo anterior no quisiera enfocar la mira en el dinero como tal, no obstante, es importante ser conscientes que este es necesario para los seres humanos, toda vez que nos permite conseguir un desarrollo integral, ya que representa la medida de cambio no solo universal sino necesaria para tener acceso tanto a los bienes básicos como los de lujo.

Manteniendo en contexto todo lo anterior pareciera que la prioridad de una persona que termina la educación superior debiera ser conseguir el mayor ingreso posible para garantizarse a sí mismo una buena calidad de vida. Seguramente en esta afirmación existe gran discrepancia incluso del propio que redacta, pero, para simplificar el análisis de qué viene después de haber concluido los estudios universitarios, nos enfocaremos en que buscamos conseguir una mejor calidad de vida y que además de buscarla a través de la salud y educación; consiguiendo un buen ingreso encontramos el factor decisivo para los dos anteriores y por ende conseguir el objetivo de calidad de vida.

No existe receta mágica para conseguir éxito en ninguna área, aunque si podemos asegurar que una mezcla de fe, esfuerzo, constancia, consistencia y visión hacen posible hasta lo imposible.

Después de la universidad esa mezcla sigue. Si queremos una mejor calidad de vida para nosotros que después pueda impactar en nuestras familias, amigos y demás comunidad que nos rodea necesitamos creer y crear para multiplicar y compartir.

El factor más importante no es que estudiaste sino como vas a usar lo que estudiaste para tener mayores ingresos, mejor salud, incrementar tu grado académico y así poder servir a que la vida de muchos otros mejore.

¡Se extraordinario!

 

ANÁLISIS Y OPINIÓN POR:

Alexis Olvera Pino.png

Estudiante de economía en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Director General #MÉXICOJOVEN

facebookAlexis Olvera Pino

twitterbird_rgb @pimelno10

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica® La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s