TLCAN, el nuevo acuerdo

Pasarón largos trece meses hasta que México pudiera renovar su relación económica con Estados Unidos de Norteamérica, relación que comenzaría hace 25 años de manera trilateral con Canadá y que a unos días de las fiestas patrias mexicanas está apunto de ser reformada con costos tan altos que Canadá, el equilibrio o mediador entre los dos países, se está quedando fuera, sin querer pagar.

El presidente Donal Trump, alardeando como de costumbre, apresuradamente cantó victoria asegurando que Canadá quedaba fuera del preacuerdo por lo que se presenciaba el fin del famosísimo TLCAN. Su rebosante alegría más que animarnos debería ponernos a pensar concienzudamente a todos los mexicanos ya que no solamente el más popular, Justin Trudeau, sino el amigo más generoso con nosotros está dejando la mesa.  

Para entender mejor el suceso que estamos presenciando es necesario esclarecer de que lado masca la iguana, es decir, que cedió cada país, que no quiere ceder Canadá y sobre todo, quién realmente sale ganando de todo esto.

Estados Unidos cedió en no establecer una cláusula “sunset” que buscaba terminar con el pacto en el quinto año de vigencia, en cambio, se acordó que el acuerdo comercial dure 16 años pero que se revise a partir del año sexto.

México tuvo que ir más lejos, especialmente en el tema de las reglas de origen; se acordó que 75% de los vehículos deben manufacturarse en Estados Unidos y México pero que entre 40% y 45% de dichas unidades deben hacerse en empresas que paguen a sus trabajadores, por lo menos, 16 dólares la hora; salario digno pero difícil de alcanzar en el contexto mexicano.

Las controversias del TLCAN no pudieron definirse debido a que se sigue esperando que Canadá se incorpore en la negociación. 

El problema de México al incorporarse tanto en el viejo TLCAN como en el nuevo tratado que se defina en esta semana es la competitividad. Las reglas que se ponen para el intercambio no son malas ni mucho menos injustas para los consumidores, pero si para los productores o competidores. Las brecha salarial e industrial que existe entre Estados Unidos y México es de magnitudes inimaginables por lo que cualquier condición de competencia, por muy justa que parezca, deja en completa desventaja a la economía mexicana.

El diagnostico es muy claro: México necesita el tratado porque más del 70% de su producción se la vende a Estados Unidos y si no logra ciertas concesiones de intercambio entonces estaríamos en grandes problemas económicos; Canadá quiere lo mejor para su país y sabe que competir contra Estados Unidos no le favorece a sus productores, mucho menos cuando Donald Trump y Trudeau están más que disgustados; y Estados Unidos sale ganando por mucho como lo ha estado haciendo con el TLCAN desde 1994.

Quizá de manera directa poco podemos hacer los ciudadanos frente a dicha renegociación pero si somos un poquito más conscientes entenderemos que la economía de México está compuesta por todos, por cada uno de los que trabajamos, producimos o gastamos así que los que podemos fortalecer de manera real al mercado interno mexicano somos nosotros mismos, consumiendo nacional, mejorando nuestros procesos productivos, haciendo valer los salarios, con mayores niveles de ahorro e inversión incluso desde lo local.

Los efectos del nuevo pacto seguro impactarán de manera directa sobre la vida de todos los que habitamos el país pero la fuerza con que este huracán impacte si puede estar determinada por cada uno de nosotros.

 

 

ANÁLISIS Y OPINIÓN POR:

Alexis Olvera Pino.png

Activita

facebookAlexis Olvera Pino

twitterbird_rgb @pimelno10

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica® La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s