La antiglobalización y el incierto orden mundial

La manifestación en contra de los tratados de libre comercio y la globalización eran de izquierda, hoy la derecha también toma esta postura.

Hoy en día, se vive en un orden mundial al revés, en el que históricamente la principal potencia global, los Estados Unidos, pierde liderazgo e injerencia mundial y el inminente ascenso de China como principal promotor del mundo globalizado, hace que el equilibrio de poder se vea alterado.

El surgimiento de movimientos nacionalistas, la victoria de Donald Trump, la gran crisis de refugiados en la Unión Europea, el terrorismo y la inminente materialización del Brexit rompieron el andamiaje de la democracia liberal, dando cabida a una nueva forma de explicar la división política en abierto o cerrado y no en izquierda o derecha como se tenía conceptualizado.

La mayor crítica a la globalización es la inmensa brecha de desigualdad que existe entre ricos y pobres, según el Oxfam para el año 2017; el 1% de la población mundial acumula el 82% de la riqueza mundial; además de que a raíz de la expansión de la ola globalizadora en los 90´s, los países y empresas multinacionales occidentales se han dedicado a explotar a los más pobres, a no ser que se generen políticas que distribuyan mejor los beneficios para todos y no solo para algunos cuantos.

Debido a esto, en el mundo surgieron nuevos nacionalismos que con la bandera anti-globalización y anti-establishment han sabido concentrar el enojo de la población para llegar al poder, a la par que ha decaído la credibilidad de las élites, poniendo en una cuerda floja la ilusión del cosmopolitismo de los últimos años.

El nacionalismo económico también ha resurgido, la imposición de aranceles a la importación, las actuales guerras comerciales y la latente ruptura de acuerdos comerciales ponen en peligro la estabilidad de la economía mundial.

China ha sido el beneficiado de este cambio de molde hacia dentro, ha dejado de ser la fábrica del mundo, apuntalándose como la nueva cabeza del orden mundial, promoviendo su bandera del libre comercio con el resto de los países, considerando que un mundo huérfano de un líder da cabida para que nuevas potencias comiencen a tomar mayor protagonismo en el equilibrio de poder del sistema internacional.

Hace unos años se veía muy lejano que los EE.UU. perdieran su hegemonía mundial, un poder hegemónico construido a base de guerras,  se veía casi imposible que Washington se alejara de sus aliados europeos, se veía aún más lejano que personajes populistas llegaran al poder a base de discursos de odio.

La globalización económica ha echado raíz en la naturaleza del ser humano, ha hecho que la sociedad evolucione, ya no es la misma que defendía y perseguía a toda costa los valores de occidente, hoy la sociedad se encuentra polarizada y con un creciente rechazo hacia lo “diferente”.

Para el debate.

ANÁLISIS Y OPINIÓN POR:

Alfonso de la O Estudiante de la Licenciatura en Negocios Internacionales por el Instituto Politécnico Nacional.

hector-esteban-copia-copia (1) algp0mjnspo muebvo

facebookAlfonso de la O

twitterbird_rgb @Alfonso_dela0

 

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica® La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s