En México 9 mujeres son asesinadas, 12 abusadas sexualmente y 9 violadas

De acuerdo con datos oficiales, en 2019 han ocurrido mil 812 feminicidios y homicidios dolosos contra mujeres y niñas en el país, a lo que se suman dos mil 586 casos de abuso sexual y mil 895 de violación.

En lo que va del año se han hecho más 143 mil llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia en pareja y casi 352 mil de violencia familiar.

En días recientes y a raíz del destape público de la presunta violación de policías a una joven en Azcapotzalco, se supo al menos de otros tres episodios de violación sexual: contra una menor de edad en un museo, contra una estudiante universitaria y contra una señora de 70 años de edad.

Demandan a medios de comunicación

Feministas de todo el país denunciaron que la mayoría de los medios de comunicación nacionales que cubrieron la protesta de mujeres del 16 de agosto, priorizaron los daños materiales y la agresión de un hombre a otro, “omitiendo por completo la causa que originó esta ola de indignación”.

En un comunicado emitido al día siguiente, les demandaron asumir el rol crítico que les corresponde para contribuir a erradicar la violencia de género:

“Las protestas buscan recuperar el sentido último de las instituciones públicas: impartir justicia. Los medios tienen una responsabilidad clara en ayudar a romper con la normalización y el silencio que rodea las condiciones de violencia que viven las mujeres en el país”, señalaron.

Layla Sánchez Kuri, profesora en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional Autónoma de México, lamenta que, en su mayoría, el ojo de la cobertura se haya posado en el momento de la violencia dejando de lado todo lo demás.

Incluso, bajo este lente, quedaron desdibujadas las movilizaciones que se realizaron en otros estados del país para demandar alto a las violencias machistas, precisa.

La doctora en Estudios Latinoamericanos considera que esta falta de contexto responde en parte a la competencia que existe entre los medios por ganar la nota y por ello se limitan a reproducir sin más lo primero que perciben, pero también a una cuestión estructural del uso político de los medios de comunicación.

Las consecuencias de ese tipo de cobertura son graves, advierte la académica: se desvirtúa la legitimidad de un movimiento, se contribuye al linchamiento social del feminismo y se imposibilita la comprensión de una nueva generación de jóvenes feministas que juntas están superando el miedo de salir a la calle y que, por tanto, reaccionan y ya no se van a quedar sentadas ni calladas.

 

Por la Redacción,

con información de PeriodistasUnidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s