Una mujer fuerte no ruega, se aleja justo en el momento que se siente no deseada

Lo más probable es que toda mujer haya vivido una situación similar a esta: Conoció a un hombre, a ella le gustaba mucho y parecía que a él también le gustaba ella. Salieron un par de veces, las chispas volaban por todas partes y ella se sentía cada vez más segura de haber conocido al amor de su vida. Y todo fue hermoso hasta que él se dio cuenta que ella estaba enamorada y estaba imaginando un futuro juntos.

Y entonces así, decidió romper la conexión y desaparecer de la faz de la Tierra. ¿Te sientes identificada? Te preguntaste desesperadamente qué había pasado y en secreto seguías esperando que volviera. Hasta te aferraste a la idea de que se daría cuenta de lo que valías al perderte porque no quisiste enfrentar la realidad de que él simplemente no te quiso lo suficiente.

Son innumerables los ejemplos de situaciones en que las personas deciden amar a alguien y al bajar la guardia les dan un golpe bajo. Y es fácil enojarse y querer ir a buscarlo para gritarle en la cara lo imbécil que es y lo estúpido que fue al dejarte ir; no son muchos los que considerarían hacer eso, algunos pensarían que se trata de valentía, pero si se te pasa por la cabeza hacer algo parecido, ¡detente! No lo hagas. Deja de prestarle atención y llamarlo a cada rato o bombardearlo con mensajes de texto. Solo te verá como una persona loca y desesperada.

No seas ese tipo de mujer que no puede ver las pistas de desamor que él le deja. Más bien, sé la mujer que se alejará en el momento que se empiece a sentir poco valorada.

Eres la única culpable de perder tu tiempo y sentirte triste por alguien que no merecía todo el amor y afecto que entregaste. En lugar de ponerte a pensar en él y preocuparte por si cambiará de opinión o no, invierte tu tiempo viajando más, conociendo gente nuevo, aprendiendo algo nuevo. Usa ese tiempo para enfocarte en ti misma.

Y ahora, si lo piensas, las señales siempre estuvieron allí, todo gritaba que debías huir de él pero te negaste a verlo, te quedaste hasta que se fue. Pues ahora debes utilizar esa experiencia para hacerte más fuerte y no permitirte más llegar hasta ese punto.

Ya no te aferres a los hombres que se niegan a desarrollar amor y preocupación por ti. Deja de golpear tu cabeza contra una pared y volverte loca por alguien que ya se está yendo de tu lado. La vida es demasiado corta y él no es el único hombre en la Tierra. Algo realmente bueno te espera.

Las mujeres fuertes no mendigan, ellas se van justo en el momento que ya no se sienten deseadas. ¡Recuérdalo!

 

Por la Redacción,

Con información de ConcienciaColectiva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s