Mujeres que ejercen sexoservicio han sufrido maltrato o han sido violadas

Friday tiene 19 años y es de Sierra Leona. De pequeña sufrió malos tratos en casa y tuvo que huir de su país para evitar que la casaran en contra de su voluntad. Viajó hasta Marruecos y cuando estaba esperando para cruzar la frontera en Ceuta, un hombre la violó y la quitaron toda la documentación. Una vez en España le obligaron a prostituirse para pagar una deuda de 40.000 euros. Friday no se atreve a denunciar su situación, pero encarna el retrato de muchas mujeres que se dedican al sexoservicio por no tener otra opción y contra su voluntad. Según un estudio sobre los problemas médicos de este colectivo, entre el 80 y 95% de las personas en esta situación ha sufrido alguna forma de violencia antes de ejercerla, como malos tratos o pedofilia, y el 62% declara haber sufrido una violación.

“La mayoría de las prostitutas proceden de entornos poco favorables, son migrantes y han sufrido abusos y maltrato. Y voluntariamente o por obligación, la única alternativa que encuentran para sobrevivir es la prostitución. Nunca es una elección libre”, subraya Belén Matesanz, enfermera y coordinadora en Baleares de Médicos del Mundo, la oenegé que atendió en el 2017 a Friday (nombre ficticio) y que cada año ofrece atención sanitaria a miles de mujeres victima de trata de personas.

Uso del preservativo

Los problemas de salud que sufren las personas que ejercen la prostitución son frecuentes, y no sólo están relacionados con las enfermedades de transmisión sexual, como figura en el imaginario colectivo. De hecho, según explica Matesanz, presentan tasas bajas de enfermedades venéreas porque aunque la mayoría de los clientes exigen sexo sin preservativo, sólo las que están en aprietos muy severos acceden. Según su experiencia, presentan más riesgo de contagiarse de enfermedades con sus parejas, con las que no suelen usar condón, que con los clientes.

Mecanismo de defensa

Ante tanta violencia, muchas mujeres que se dedican al sexoservicio desarrollan el llamado proceso de disociación, que consiste en que pierden conexión con su propio cuerpo para poder soportar el maltrato. Asimismo, el 68% de las afectadas, según Médicos del Mundo, sufre trastornos de estrés postraumático, un porcentaje similar a las víctimas de la tortura.

VideosVirales

 

 

Por la Redacción,

con información de Agencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s