El estigma de ser Teibolera

Aunque extraño, hay casos en que lo hacen por gusto, por “unos meses”, o hasta que “encuentren algo mejor”. La gente piensa que una bailarina o teibolera es una chava guapa como de 22 años que se está pagando la universidad con lo que gana bailando, pero la verdad es que la teibolera que está estudiando la universidad pertenece al uno por ciento de la comunidad stripper, y que sólo el .5 por ciento realmente se gradúa y como se dice en el ambiente, “se retira”.

El 99 por ciento de las bailarinas, es un mix de mujeres con hijos paridos a una tempranísima edad, muchas veces extranjeras —dependiendo del tipo de teibol—, y en general son mujeres bastante ignorantes. La mayoría tiene pareja, que usualmente es su cliente (que a su vez está casado), o es otro estríper (sea hombre o mujer) y en el caso de que la pareja sea masculina y no sea un cliente o un estríper, es generalmente un mantenido que le ayuda con todo lo que se les pueda ocurrir o es el que se queda en casa mientras ella trabaja.

Es un ambiente más bien oscuro, todos los perfumes y el glamour que se ve en las películas, se queda en las películas y en las ocho o diez horas diarias que pasan dentro de esos locales con luces neón.

Hay historias diferentes, muchas veces depende el lugar, la zona, el nivel, incluso “la apariencia física cuenta demasiado en este trabajo”. Sencillamente gana más una chica operada (pechos, lipo o pompas), pero también ganan más aquellas que su apariencia es de jovencita. Mucho depende del lugar.

Vivir el estigma de Trabajar en un “Table dance”

Difícil es llegar a pedir empleo, en algunos lugares todas las chicas son tratadas con pinzas y cristal. No todos son iguales, hay lugares en que debes “hacer casting” algo así como “una prueba”.

Pocos saben lo difícil que es, en algunos casos todo el lugar es asimilado a una gran familia, de ahí los sobrenombres que muchos tienen en los Tabledance.

-La Mami-

¿Por qué “Mami”?

Las mamis son unos divertidos personajes que se encargan de ayudar a las bailarinas en casi todo lo que se les ofrezca. Desde pedirles comida, plancharles la ropa, hablar con el DJ, “hasta lavarles las tangas”, ofrecerles medicamento si alguna se siente mal, etcétera.

-Los meseros-

El 80 por ciento son casados, mayores de 40 años, son el pilar de su familia, esposa e hijos muchos saben a qué se dedica o en que trabajan ellos.

El restante 15 por ciento son solteros, algunos más jóvenes pero tienen uno o más de tres hijos.

Sólo un .5 por ciento no tiene esposa, ni hijos, pero muy probablemente sale con alguien del medio, (una bailarina).

En el caso a meseras mujeres es casi igual, muchas son el pilar de su familia, aunque muchos casos no incluya una pareja. Solteras pero con hijos.

El resto es la Seguridad, también llamados (Cadeneros), Cajeros y Barman o Cantineros.

Se resume a una segunda familia porque trabajar en un Table Dance, es de mínimo 10 horas al día o más en los casos de meseros, cajeros y cadeneros. ¿Vale la pena? Sí,  pues hay buen dinero.

Fui teibolera por tres años

En entrevista para este portal y con la condición de guardar su identidad, Shaynny nos contó qué es y que no en un Table dance.

Pensé trabajar de “temporada” digamos que por un tiempo corto, cuando reaccioné llevaba tres años.

Conocí muchos lugares pero siempre me gustaron los céntricos, Zona Rosa, Polanco, Av. Revolución “y ya”…. (risas). Esas zonas por lo regula había más dinero. Otro tipo de clientes, muchos profesionistas, Abogados, Doctores, Arquitectos, incluso políticos.

Muchos mayores de 40 años, pareciera que con una vida resuelta, una familia “bonita”. Todos de traje, buenos relojes y preciosas corbatas, otros en coches de último modelo.

Yo estudié hasta 5to. semestre de Universidad en la UNAM, tuve un hijo que las circunstancias determinaron que se lo quedara su papá y ambos se fueran a Estados Unidos. A mis 22 años, (hoy tengo casi 34) no supe qué hacer.

Fui mesera, vendí cosméticos e hice lo que fuera posible para poder sobrevivir. Hasta que un día una amiga mesera le había llegado una propuesta de su mismo novio, él se dedicaba a ser cadenero de un Tabledance por los rumbos de Ecatepec, hoy no recuerdo el nombre, pero ella contaba que su esposo veía que las bailarinas ganaban mucho dinero y con un horario cómodo, de Miércoles a Sábado.

No pude dormir de imaginar lo que podría pasarme, cosas malas, o que mis papás se enteraran o mis hermanas, siendo la menor de cuatro hermanas pensé que sus parejas podrían verme o alguna amistad. Pero a su vez, imaginaba con lo que me faltaba, dinero.

Acepté, mi amiga y yo pedimos trabajo, “el encargado” tenía una facha de padrote, camisas impecablemente planchadas y limpias, eso sí abiertas hasta el tercer botón, joyas, era chaparrito, voz de orden, y siempre perfumado. Conocimos las reglas, los sueldos y las comisiones, empece con miedo, con vergüenza de desnudarme en medio de una pista y con la mirada de muchos sobre mí, pero lo hice.

Mi primera semana trabajada gané casi 8 mil pesos. Lo que antes llegué a cobrar en un mes. Ese presupuesto sirvió para comprar mi material de trabajo, zapatillas que superan los 1500 pesos, ropita y otras cosas, el resto fue para dárselo a mis papás.

En los lugares en zonas populares tienes que entender que conocerás de todo, el que lleva dinero y el que no, chicas buena y mala onda, lesbianas, borrachos, curiosos, casados, incluso parejas donde la mujer gusta por ver a otras mujeres o ver a su marido con una bailarina.

Pero también existen los enamorados, los clientes “odiosos” y por último los que nadie quiere atender, hombres con dinero pero sucios, mal olor, impertinentes y groseros.

Una tarde vi a una ex amiga de la secundaria, morí de pena al no poder contar en que trabajaba. Muchas personas no entienden y creen que es lo peor trabajar en un lugar así. Me invitaba a bailar a Zona Rosa, acepté y conocí otros lugares que a simple vista era de mejor nivel.

Como ya lo dije, habían lugares de mayor categoría.

El tiempo pasó y mi juventud también, nunca nadie me obligó a hacer o no algo. Si me emborrachaba era porque quería, si me besaba con alguien era porque quería. Recuerdo que nunca trabajé de temporada, había veces que la ambición de ganar más y más me llevó a trabajar de lunes a sábado siendo este el mejor día.

Conocí de todo, hombres caballerosos de esos que podrías enamorarte fácilmente, patanes, incluso otras chicas maravillosamente lindas en sentido humano.

Un día no quise más, estaba cansada, mis hermanas se enteraron, mis papás afortunadamente no, no tenía pareja, y a mi hijo solo lo escuchaba por llamada telefónica. Estaba sola y seguir en ese camino era sinónimo de estar sola toda la vida.

Los operativos de la policía fueron el pretexto bueno para retirarme, pero la tristeza que se vivía en lugares así me hicieron reaccionar de la burbuja de glamour, las luces y el dinero que ficticiamente te hacen creer que llegaste al éxito.

Nunca hice nada con el dinero que gané, aunque ahorré un poco, tuve miedo de auto emplearme y no ganar lo que ganaba semana tras semana. Hoy mi hijo ya creció mucho, por azares del destino pude terminar mi carrera pero no la ejerzo.

Muchos creerán que tuve suerte de que nunca me pasara nada malo, supe de casos feos a otras chicas, supe historias terribles de empleados, y cientos de cosas que las autoridades inventaban cada que hacían operativo y clausuraban los Table dance.

Una noche me vi al espejo, lloré por la soledad que una bailarina puede vivir y que no todo el mundo puede entender lo “cabrón” que ese trabajo o el sexo servicio.

Hoy me dedico a mi negocio propio, libre y sola, pero no infeliz.

“Si de algo puede servir mi relato o esta entrevista quisiera que se deje de estigmatizar el trabajo de bailarina, o teibolera, incluso aquellas personas que se dedican al sexo servicio”. “No todo el mundo es, para todo el mundo”.

 

 

Por la Redacción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s