Orgasmos anales: esto es lo que debes saber para lograrlos

A la hora de hablar de placer lo más probable es que no sepas que existen diferentes caminos. ¿Has oído la frase “todos los caminos llevan a Roma”? Bueno, pues el placer es como Roma: muchos caminos (quizá no todos, pero sí muchos) llevan a él. El problema es que, normalmente nos casamos con los caminos ya conocidos y, a veces, ni siquiera contemplamos la posibilidad de que existan otros. Y sí, esto es exactamente lo que sucede cuando tocamos el tema del placer anal.

Digámoslo como es: el ano es uno de esos caminos que pueden llevar al placer, pero que solemos pasar por alto; de hecho, tan lo ignoramos que cuando escuchamos el término “orgasmo anal”, lo primero que surge es un montón de preguntas: ¿en realidad existe? ¿Qué es realmente? ¿Cómo se siente? Pues hoy te resolveremos estas dudas y te diremos cuál es la mejor forma de lograrlo tanto para el hombre como para la mujer.

¿Se puede lograr un orgasmo anal?

Empecemos por los hombres. Claro que se puede y, dicen, que son los orgasmos más intensos que un hombre puede tener, debido a la estimulación directa de la próstata. Pero aquí hay otro tema que relega este tipo de orgasmo: las falsas ideas de que la estimulación anal solo les gusta a los homosexuales. Este prejuicio impide a muchos hombres heterosexuales gozar de este gran placer.

200px-Digital_rectal_exam_nci-vol-7136-300
Especial

Ahora, las mujeres. Aquí se generan más dudas, porque normalmente nos preguntamos: si las mujeres no tienen próstata y las zonas erógenas primarias se encuentran en otro lado completamente (la zona G dentro de la vagina y el clítoris por el pubis), ¿cómo podrá una chica tener un orgasmo anal?

unnamed
Especial

La respuesta es la siguiente: la realidad es que la penetración anal (tanto de dedos, pene o juguetes) sí permite la estimulación de zonas que conectan al placer. Por un lado, el pene sí puede estimular -sobre todo en ciertas posiciones- el punto G indirectamente desde el conducto rectal. Además, hay algo que se llama esponja perineal, que se encuentra entre la vagina y el recto, y que al llenarse de sangre se vuelve casi tan sensible como la Zona G.

¿Cómo lograr un orgasmo anal?

Para los chicos se trata básicamente de estimular la próstata, la cual, para que te des una idea de su ubicación, la puedes alcanzar si introduces un dedo e intentas “tocar” el abdomen por dentro. Las posibilidades son muchas dependiendo de tu experiencia en el tema: se puede empezar a explorar con los dedos y, una vez que estés más acostumbrado, pasar a juguetes o muchos otros estimuladores de próstata.

Y para las chicas, básicamente es igual, empezar de a poco para ir subiendo de tono. Si nunca has probado la penetración anal, empieza con dedos o juguetes delgados. Y ya cuando te animes con el miembro de tu compañero, procura hacerlo en posición de perrito, ya que esta provoca una maravillosa estimulación de la esponja perineal de la que hablamos antes.

Pero quizá lo más importante para lograr un orgasmo anal (o cualquier tipo de orgasmo) son dos cosas: primero, quitarte de prejuicios y realmente dejarte ir y entregarte al disfrute; segundo, usar lubricante, esto les dará esa sensación húmeda que es tan excitante, además de eliminar la posibilidad de algún tipo de dolor. Dile a tu pareja que vaya a tu ritmo y con cuidado y verás que puedes descubrir otra dimensión del placer en los orgasmos anales.

¡Atrévete!

 

Por la Redacción,

con información de Kinky.

unnamedjoveneshacerpoliticatv.com         

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s