Ningún suplemento alimenticio cura o protege de COVID-19

Cualquier afirmación sobre el uso de suplementos alimenticios para curar o prevenir el contagio de la COVID-19 es engañosa porque hasta el momento ninguno ha sido probado científicamente para atender esa enfermedad o cuenta con alguna recomendación para su consumo médico de parte de autoridades sanitarias.

Sin embargo, su utilización ha generado atención ante las recomendaciones que han hecho personajes públicos sobre el uso de compuestos llamados coloquialmente “mágicos”, el consumo de complejos vitamínicos e incluso la aplicación de altas dosis de vitamina C por vía intravenosa.

De acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), las únicas funciones de los suplementos alimenticios son “incrementar y complementar o suplir alguno de los componentes que adquirimos a través de los alimentos y platillos que ingerimos a diario”.

Lo anterior significa que no son un producto dirigido para tratar, curar, prevenir o aliviar síntomas de alguna enfermedad y mucho menos la COVID-19, hasta ahora.

Sin embargo, para la comercialización de estos suplementos en México solamente se exige presentar certificados de las condiciones de fabricación y la declaración de todo su contenido en la etiqueta.

¿Qué dicen los expertos sobre los suplementos?

Thalía García Téllez, consultora científica, sugiere que “estos suplementos deben de regularse más pues, aunque hay algunas vitaminas que puedes tomar por decisión propia, otras deberían ser tomadas bajo supervisión (médica) porque pueden tener efectos significativos en el organismo”.

Aunque existen estudios en fases tempranas sobre el papel de vitaminas específicas relacionadas con el sistema inmune, no hay ninguna recomendación médica para usarlos contra el SARS-CoV-2 hasta el momento.

Otro ejemplo que se difundió en diferentes medios y redes sociales fue que una dosis alta de vitamina C por vía intravenosa ayudó a mejorar la función pulmonar en personas diagnosticadas con COVID-19, pero su eficacia todavía está siendo analizada.

No hay ninguna evidencia concluyente que respalde el uso de esta clase de terapias que  incluso podrían tener contraindicaciones como náuseas y cálculos renales.

Existen publicaciones sobre el uso de suplementos naturales de vitamina C para evitar infecciones del tracto respiratorio inferior.

En el ganado, se ha visto que una deficiencia de vitamina D y E están asociadas a una menor prevalencia de infección por otros tipos de coronavirus.

Si la ingesta de cantidades moderadas de estas vitaminas podría tener un impacto en la infección de SARS-CoV-2 en humanos es algo que aún se desconoce.

Actualmente se realiza un ensayo clínico con 140 pacientes en China para evaluar los efectos de la Vitamina C.

Empero, es probable que sus resultados estén disponibles hasta finales de septiembre de este año.

En medio de la pandemia de COVID-19 es fundamental entender que ningún suplemento, “gotitas mágicas”, dieta u otra medida que no sea el distanciamiento social y las prácticas de higiene adecuadas, pueden protegernos de contagiarnos y contagiar a más personas.

 

 

Por la Redacción.

unnamedjoveneshacerpolitica.tv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s