“Mi hijo fue violado y contagiado de VIH”

Anuncios

Lo hacían llamar “El Club Pollo”, era una especie de secta donde participaban algunos personajes de la política y empresarios de la ciudad de Chihuahua, quienes buscaban saciar sus deseos más íntimos con menores de edad y otro tipo de prácticas en donde se mezclaba la pedofilia con el dinero.

Al frente del club se encontraba Jaime Avelino “M”, quien era conocido en el bajo mundo y entre sus clientes con el alias de “Hugo Martínez” que ya fue detenido por la Fiscalía estatal luego de dos años de investigación.

Captura de pantalla 2020-10-08 a la(s) 12.06.26

Es el caso de una madre de familia, que dio a conocer a El Heraldo de Chihuahua los abusos a los que fue sometido su hijo luego de que se difundiera cómo operaba el clandestino lugar.

“Mi hijo fue víctima de ese infeliz, el tipo que les digo se llama Joel. Me quiero mantener en anonimato, mi hijo ya tiene 18 pero vivió una pesadilla cuando era menor. Tenía como 16 años, fue violado y contagiado de VIH. Lo anexe para que no lo siguiera molestando ese tipo, pero está a punto de salir. El joven valiente que decidió dar la nota me dio más fuerza para que mi hijo hable. Él tiene miedo pero lo voy a convencer”, relató la madre.

El Club

Parte de los recursos económicos con que financiaban El Club Pollo, en el que se concentraban pedófilos y pederastas, era un evento mensual que estuvieron realizando en la ciudad de Chihuahua y otros puntos, al que llamaban “polladas”, donde reunían a los menores de edad y hacían diversas actividades de índole sexual.

Para poder ingresar a estas “polladas”, inicialmente tenías que ser un “gallo” de El Club Pollo, es decir, tenías que estar sumergido en el tema de la trata de menores de edad y haber recibido de forma especial la invitación a este encuentro clandestino, pues solo los de mayor confianza podían recibir la invitación a través de perfiles falsos en redes sociales.

Este signo -el gallo- era como una especie de identificación entre los miembros de ese grupo secreto, ya que les facilitaba la identificación entre otros miembros y clientes, quienes podían tener acceso a todo el contenido pornográfico, eventos y otras actividades que realizaban.

Los tickets de entrada se dividían en tres categorías, el primero, que era la categoría más baja, tenía un costo de tres mil a cinco mil pesos, con esto el interesado podía ingresar al domicilio, pero solo podía mirar lo que ocurría al interior, sin poder realizar algún tocamiento obsceno entre los asistentes o menores.

En la categoría mediana, el costo incrementaba, pues iba de los 10 a 20 mil pesos, con los cuales el “gallo” podía ingresar al domicilio. Tenía acceso a los menores de edad, obtenía bailes con ellos y podía abusar de los mismos, así como disfrutar la fiesta con algunas bebidas embriagantes y drogas.

En la última categoría, que era la más costosa, y a la que pocos tenían acceso, tenía un valor a partir de los 50 mil pesos, en la cual el acercamiento y maltrato con los menores no tenía límites. Estaba permitida cualquier acción con ellos y no había una sola restricción en la relación, pues incluso se aceptaban las relaciones sexuales sin protección.

Fiesta de los pollos
Anuncios

Una de las invitaciones a las que El Heraldo de Chihuahua tuvo acceso, es una imagen aparentemente inofensiva para quienes desconocían del tema. Se trata de dos pollos animados de color amarillo, que sostienen un cartelón en el que invitan a una fiesta, haciendo puntal mención de que es un evento organizado por Hugo Martínez.

Aunque esta invitación fue un archivo recuperado de 2017, la imagen hace alusión a que es la cuarta edición, es decir que se trataba de un evento que se hacía de forma anual y que aparentemente inició en el año 2014, donde solo podían asistir invitados “VIP” y que sería en un lugar privado.

Según el modus operandi que le han atribuido, hacía lazos de amistad con los niños a través de redes sociales, y cuando ganaba la confianza, pactaba encuentros. En ocasiones solo se reunían a platicar y a hacer un lazo de amistad más fuerte, pero la mayoría de esos encuentros terminaban en citas en algún motel.

Las famosas “polladas”, o encuentros masivos entre adultos y niños, se llegaron a realizar en Chihuahua y otros municipios. Incluso obtuvieron información de que en repetidas ocasiones llegó a organizar encuentros similares en la Ciudad de México, donde llegaban personas adineradas.

Parte de los pagos que salían de ese club eran entregados a los niños, otra destinada al consumo de alcohol y drogas, así como a artefactos sexuales que utilizaban en los encuentros. También para la renta de moteles y casas que utilizaban para el negocio ilegal que encabezaba el sujeto apodado Hugo Mendoza.

Existe información de que personas decidieron sumarse a la “experiencia Hugo Mendoza”, porque en los bajos mundo de la trata, pedofilia y pederasta, así como de algunos grupos homosexuales, tenían reconocida esa experiencia por todo lo que podrían hacer en esos encuentros.

Es de mencionar que, aunque se tiene conocimiento explícito de toda la información y actividades que se realizaban en esos encuentros, se reservó parte de la información por ser contenido sensible y vulnerable para los lectores, ya que hubo prácticas de maltrato y humillación a las víctimas.

 

 
 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s