EEUU investiga problemas cardiacos en algunos jóvenes vacunados

Anuncios

Los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) están investigando la detección de casos de miocarditis en un pequeño número de adolescentes y jóvenes que han recibido la vacuna contra el coronavirus.

En un comunicado, el grupo de seguridad de vacunas del organismo sólo detalla que los casos son “relativamente escasos” y que es posible que no tengan ninguna relación con la vacunación. Por el momento, sólo se sabe que en un pequeño grupo de vacunados -no se ha detallado la cifra- se ha detectado un problema de miocarditis -inflamación del músculo del corazón-. Sin embargo, no está claro si este trastorno, que puede desencadenarse después de una infección, es una consecuencia directa de la vacunación.

Anuncios

Por el momento, las autoridades estadounidenses piden cautela y recomiendan a los sanitarios estar pendientes de este problema médico. 

Los casos, cuya incidencia no supera la habitual en otros años, parecen haberse presentado principalmente en adolescentes y jóvenes, unos cuatro días después de haber recibido la segunda dosis de las vacunas basadas en ARN mensajero que han sido autorizadas, la de Pfizer-BioNTech y Moderna. En ambos casos, su uso en adolescentes se autorizó en EEUU hace unos días. En Europa esta autorización aún está pendiente de los análisis de la Agencia Europea del Medicamento, aunque se espera un veredicto inminente al respecto.

No es la primera vez que se asocia la administración de vacunas de ARN con casos de miocarditis. También la EMA informó a principios del mes de mayo de la detección de casos de miocarditis en personas vacunadas con el producto de Pfizer. Aunque el organismo subrayó que por el momento no hay datos que indiquen una relación causal, sigue monitorizando la situación.

La miocarditis es la inflamación del músculo del corazón y resulta muy frecuente en los “períodos de circulación epidémica de virus respiratorios comunes […] Lo que ocurre es que en algunas personas, “la respuesta inmunitaria al virus hace que se produzca un exceso de actividad inmune que puede afectar al corazón”, explicaba en abril el cardiólogo Alberto García Lledó, portavoz de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), quien subrayaba que de momento la tasa de incidencia de este problema es muy baja.

Por otro lado, el especialista recuerda que se trata de una complicación que, en general, no reviste gravedad. En la mayor parte de los casos, el trastorno pasa desapercibido y el paciente ni siquiera se percata. En otros casos afecta a la capa externa del corazón (pericardio) y es doloroso, pero no suele tener mayores consecuencias, y muy excepcionalmente, el daño es tan grande como para producir síntomas de insuficiencia cardiaca”. En este punto, “es prácticamente excepcional que una miocarditis se complique hasta convertirse en un problema crónico”. Generalmente, “se autolimita a infecciones virales y se cura por completo”.

Anuncios
unnamedPor la Redacción,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s