El caso de Valérie Bacot

Anuncios

Valérie Bacot, una mujer francesa, casada, y la cual fue condenada a prisión por el asesinato de su esposo, una situación donde se podría suponer ella es un persona agresiva y sin escrúpulos, que mato al esposo por dinero, por una situación pasional o por el simple hecho de hacerlo, pero la historia es muy diferente.

Se le juzgó por haber matado con una bala en la cabeza a su marido Daniel Polette de 61 años, el 13 de marzo de 2016, con ayuda de dos de sus hijos, pero al saber el testimonio de esta mujer, las cosas fueron cambiando notablemente.

Anuncios

Cuando Valérie tenia 12 años, fue violada por su padrastro, Daniel Polette, el hombre que mas tarde se convertiría en su pareja y padre de sus cuatro hijos, ella fue golpeada y obligada a prostituirse.

Daniel Polette tenia ya antecedentes de abuso sexual ya que fue condenado y encarcelado en 1995 por abusar sexualmente de un menor, pero la justicia lo autorizó a volver a la casa familiar tras su salida de la cárcel. .

“Tout Le Monde Savait” (“Todo el mundo sabía”). Un libro que escribió y que en el cual menciona que, pese a que todos sabían de que él había abusado de ella, su madre le permitió regresar a la casa, donde siguieron las violaciones.

A los 17 años, la mujer quedó embarazada, su madre la echó de la casa y su abusador la llevó a vivir con él, donde el esposo al golpeaba constantemente, se embriagaba y por mínimas excusas le propinaba sendas golpizas.

No conforme con la violencia física, también le obligo a prostituirse en múltiples ocasiones, e incluso le decía como debía “comportarse” para complacer a los clientes, ella aseguró que quiso “huir mil veces”, pero temía por ella y sus hijos, hasta que un día su hija le dijo que su padre le había preguntado que como era ella “sexualmente” entonces tomo la decisión de hacer algo.

Según señala el juez en su auto de procesamiento, “la violencia conyugal y la prostitución que le fueron impuestas por la víctima arrojan luz tanto sobre la personalidad de Valérie Bacot como sobre las circunstancias de sus actos, pero no caracterizan en modo alguno un acto de legítima defensa”.

“Valérie Bacot no podía quitarle la vida a quien la aterrorizaba”, pero hay que “enunciar la condena sin encarcelarla”, planteó, y resaltó además que sus cuatro hijos “necesitaban a su madre”.

Ella es una mujer libre ahora, un tribunal la declarado culpable de asesinato a la francesa de 40 años acusada de matar al hombre que la violó cuando era su padrastro y ella una niña de 12 años y del que siguió sufriendo todo tipo de maltratos y abusos cuando se convirtió después en su marido, cuando también la obligó a prostituirse y aunque la sentencia fue de cuatros años, solamente era un año de pena privativa de la libertad en firma según las leyes francesas, así que como lo cumplió durante el proceso y siguiendo las recomendaciones de la propia fiscalía, que había solicitado “clemencia” para una mujer que afrontaba hasta la cadena perpetua, pero que era “claramente una víctima” y no una asesina, según destacó en su alegato final.

Cuando la presidenta del tribunal Céline Therme, le informo que  “puede salir libre de esta sala de audiencias”, provoco que la víctima se desmayara y tuviera que salir del lugar apoyándose de sus abogadas, y así, regresar a su casa para poder estar con sus hijos y su primera nieta.

El juicio provocó que en enero se lanzara una petición con la cual se buscaba la libertad de Valérie, esta logró reunir más de 714 mil firmas, asimismo, se resaltó la falta de apoyo a las víctimas de violencia doméstica e incesto en Francia, ya que conociendo lo antecedentes de esta mujer, de la forma terrible en que su “esposo y padrastro” le trataba, era obvio debía haber justicia.

“Lo maté; es normal que me castiguen, pero si mi sentencia es dura, eso significará para mí que él tenía derecho a comportarse como se comportó conmigo”.

Esta frase dicha por Valérie, demuestra una realidad que miles de mujeres (Siendo “optimista” ya que realmente son millones) sufren día a día, situaciones de acoso, abuso, maltrato y la autoridad en muchas ocasiones pareciera esta a favor de victimario, si bien los derechos humanos de todas las personas deben respetarse, cuando se transgrede los derechos de otra persona, causándole un menoscabo e cualquier tipo, deben endurecerse las medidas para obtener justicia, los derechos siempre tendrán aparejados una obligación, desgraciadamente en muchos sistemas judiciales en el mundo, y gracias a la “difusión del respeto a los derechos humanos” parece han olvidado la obligación de tener un derecho, humanidad que solo quiere beneficios y no los deberes que se confieren.

Anuncios

ANÁLISIS Y OPINIÓN POR:

abogadoHéctor Esteban Valadez Villanueva

Abogado y Maestrante en Derecho Constitucional y Amparo.

twitterbird_rgb @hevaladezv

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. Derechos Reservados para jovenEshacerpolítica®. La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s